Los vicios ocultos, son aquellos defectos, cargas o gravámenes de un bien desconocidos por el comprador que son anteriores y preexistentes a la compraventa cuya gravedad afecta o puede afectar total o parcialmente al uso del bien de que se trate o a las obligaciones económicas y condiciones del mismo, que de haberse conocido antes de la compraventa hubiesen podido provocar la rebaja del coste o impedido la venta.

El comprador afectado podrá optar por dos opciones:

  1. Desistir del contrato de compraventa
  2. Interesar una rebaja del precio, para ello necesitará un informe o dictamen pericial que indetifique la existencia del vicio oculto, el coste de su saneamiento así como repercusión sobre el precio de la compraventa.

PLAZO DE RECLAMACIÓN

El vendedor está obligado al saneamiento por los vicios ocultos que tuviere la cosa vendida aunque los ignorase, disponiendo el comprador de un plazo de caducidad de 6 meses, a contar desde la entrega de la cosa vendida, para reclamar por tal causa.